Walter Bradford Cannon

Fisiólogo americano (Prairie du Chien, Wisconsin, 19 de octubre 1871 – Franklin, New Hampshire, 1 de octubre 1945), pionero en el estudio del mecanismo de la deglución y de la motilidad gástrica mediante el uso de los rayos X en animales. Fue el primero en realizar estudios radiológicos contrastados del tubo digestivo utilizando sales de bismuto y bario.

Hijo de un ferroviario, realizó sus estudios primarios en Milwaukee y, con la ayuda de una beca, ingresó en la Universidad de Harvard, en 1892, para cursar medicina.

Allí el profesor Bowditch, que había trabajado con Claude Bernard, le encomendó, en 1896, como tema de investigación la aplicación de los recién descubiertos rayos X al estudio de los procesos digestivos en animales. Utilizó como sustancia opaca sales de bismuto y sulfato de bario. Fue uno de los primeros investigadores en mezclar sales de metales pesados con alimentos para mejorar el contraste de las imágenes radiológicas del tracto digestivo; la actual papilla de bario deriva de esta investigación pionera.

Pudo así observar la velocidad de tránsito por el esófago, la peristalsis gástrica y los movimientos de segmentación del intestino delgado. Esto lo llevo a publicar en 1898, en el American Journal of Phisiology, un artículo sobre la motilidad del estómago, y años más tarde, en 1911, un libro titulado “Los factores mecánicos de la digestión”. Estas investigaciones fueron la base del conocimiento de la fisiología digestiva. El anillo de Cannon hace referencia a las contracciones tónicas visibles, a menudo, en la mitad derecha del colon transverso.

Fisiólogo extraordinario acuñó el término “homeostasis”, expandiendo el concepto de “medio interno” definido por Claude Bernard. Sentó las bases para el conocimiento del shock traumático. Durante más de 20 años se dedicó al estudio del sistema nervioso autónomo, estableciendo la hipótesis de que bajo condiciones de estrés fisiológico, el sistema simpático actúa para producir ajustes viscerales como mecanismo de adaptación del individuo.

En 1906, sucedió a Bowditch en la cátedra de fisiología, fue Presidente del Departamento de Fisiología de la Escuela Médica de Harvard y Presidente de la Sociedad Fisiológica Americana entre 1914 y 1916. En 1929, fue invitado a dar un curso en la Sorbona, donde fue nombrado Doctor honoris causa de varias universidades europeas, entre ellas Madrid y Barcelona.

Como consecuencia de sus investigaciones con rayos X sin protección, llegó a padecer una micosis fungoide. En 1940, se le trató de un carcinoma epidermoide en la muñeca izquierda y, en 1944, se le extirpó un carcinoma basocelular bajo uno de los orificios de la nariz.

Profesor brillante, sencillo y de trato fácil, cultivaba multitud de aficiones, más allá de los temas de laboratorio, reflexionó con rigor sobre la docencia de la medicina y la labor de los investigadores, sus reflexiones en estos campos, que influenciaron a muchas universidades, están plasmadas en su libro “El camino de un investigador”, publicado en 1945.

Médicos de todo el mundo acudieron a su laboratorio a formarse bajo su tutela.