Pedro Ros Ojer

Médico español (1886-1946), pionero en el tratamiento de las enfermedades mediante agentes físicos: electrología y diatermia, así como en la utilización del radium en la patología tumoral.

Nacido en Tafalla (Navarra), fue un excelente estudiante obteniendo la calificación de sobresaliente en el examen de bachiller que llevó a cabo en Pamplona. Se traslada a Zaragoza para cursar los estudios de la licenciatura en Medicina entre 1903 y 1909 que también llevó a cabo con brillantez, figurando en su expediente 7 matrículas de honor y 8 sobresalientes. Completó su formación durante varios años como interno del Profesor Ricardo Royo Villanova, en aquellos tiempos uno de los cátedros de mayor renombre en la universidad española.

Acabada la carrera, perteneciendo al cuerpo de médicos titulares, se desplaza a ejercer a Boquiñeni, en la ribera alta del Ebro, donde conoció a su futura esposa, Dña. Vicenta Almau Berberena, con la que contrajo nupcias en 1914. El matrimonio pronto se trasladó a Zaragoza, donde D. Pedro abrió consulta en un edificio situado en la Plaza de San Miguel número 3. Muy al tanto de los avances médicos de su tiempo pronto desarrolló una merecida fama como galeno, instalando en su clínica de electrorradiología los últimos adelantos científicos.

Se dedicó a la medicina general, con especial predilección por la patología tumoral, el tratamiento de las enfermedades mediante agentes físicos y la electrología; fue uno de los primeros en utilizar los rayos X para diagnóstico, así como el radium como agente terapéutico en el tratamiento de las enfermedades cancerosas.

Desde 1927 desempeñó las funciones de inspector municipal de sanidad. Desarrolló, en aquellos tiempos en que no existía la medicina pública, una importante labor social, tanto en su consulta, como en las visitas que realizaba en el Dispensario o a domicilio. Su dedicación, durante 23 años (1917-1940) pasó consulta gratuita en el Dispensario sito en la calle de San Clemente 2, fue reconocida con la concesión de la Cruz de Beneficencia de Primera Clase.

El matrimonio de D. Pedro y Dña. Vicenta tuvo cuatro hijos, tres de ellos médicos. El segundo, D. Luis, se dedicó también al campo de la radioelectrología, haciéndose cargo de la consulta de la plaza de San Miguel tras el fallecimiento de su padre. Posteriormente, tras brillantes oposiciones realizadas en Madrid en 1978, fue el primer jefe de Servicio de Radiología de las Instituciones Abiertas de la Seguridad Social española.

La saga ha tenido continuidad, pues Luis Humberto, nieto de D. Pedro e hijo de D. Luis, es el actual jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza y presidente de la Comisión Nacional de Radiología.