Leo Rigler

Leo Rigler (16 de octubre 1896, Minneapolis-25 de octubre 1979) radiólogo americano, gran educador e investigador, recordado por describir el signo que lleva su nombre, mediante el cual puede diagnosticarse la presencia de aire libre intraabdominal en las imágenes radiográficas obtenidas en decúbito supino, en cuanto que el neumoperitoneo hace posible la visualización de la pared de las vísceras con contenido gaseoso, contrastada mediante el gas intraluminal y el gas en la cavidad peritoneal.

Educado en la Universidad de Minnesota, tras un año de internado en el St. Louis City Hospital, ejerció la medicina general durante un corto periodo de tiempo en New England, Dakota del Norte, volviendo a la Universidad de Minnesota, para formarse y trabajar como radiólogo.

En 1924, becado por esta universidad viajó a Europa, pasando un año en Estocolmo, en el Karolinska Institute, bajo la supervisión del famoso radiólogo Gosta Forssell. Fue el primer radiólogo americano entrenado por el Dr. Forstell.

En 1933, con 37 años, se convirtió en el primer chairman full-time de radiología de la Universidad de Minnesota, cargo que mantuvo hasta 1957.

Fue un gran educador, ya en sus primeros años en la Universidad de Minnesota instituyó una sesión interdepartamental de radiología que se realizaba los sábados, un concepto nuevo en aquellos tiempos que llegó a ser muy popular y fue copiado en otros centros, en 1936, mucho antes de que existiera el concepto de formación continuada, desarrollo un curso de postgrado, curso de aprendizaje intensivo, abierto a radiólogos fuera del ámbito universitario que requiriesen una revisión o una actualización de esos conocimientos.

En 1941 describió el signo que lleva su nombre, aplicable hoy en día también en tomografía computada, de gran trascendencia en aquellos años en cuanto que permitía el diagnóstico de neumoperitoneo en pacientes cuyo estado general hacía difícil una exploración radiológica adecuada, limitada muchas veces a una radiografía portátil con el paciente encamado.

Tras la Segunda Guerra Mundial trabajó con la Organización Mundial de la Salud en un intento de mejorar la radiología clínica en distintos países subdesarrollados como India, Irán e Israel.

En 1957 se trasladó a la costa este del país, desempeñando el cargo de director ejecutivo del Cedars-Sinai Medical Center, siendo nombrado en 1963 profesor de radiología de la Universidad de California, encargándose del programa de postgrado de radiología, posición que mantuvo hasta su fallecimiento en 1979.

Un gran número de residentes entrenados por él llegaron a convertirse en destacados radiólogos, líderes de la profesión.

Publicó más de 200 artículos y editó seis libros. El Laboratorio de Investigación de la Universidad de California, inaugurado en 1971 recibió el nombre de Centro para las Ciencias Radiológicas Leo Rigler.