Kenneth J. W. Taylor

Eminente radiólogo (Rochford, Inglaterra, 8 de marzo 1939 – New Haven, Connecticut, 15 de febrero 2003), considerado como uno de los pioneros y máximos impulsores de las aplicaciones clínicas de la moderna ultrasonografía diagnóstica.

Realizó sus estudios de medicina en la Universidad de Londres, conferenciante en anatomía clínica en el Guy,s Hospital de Londres entre 1969-1973 y se doctoró en 1975.

Aunque previamente había cooperado en su país de origen con el desarrollo de la técnica ultrasonográfica, su actividad profesional e investigadora tuvo lugar en la Universidad de Yale (New Haven) donde se trasladó en 1975, alcanzando en 1979 el grado de profesor de radiología.

Autor de numerosos libros, su obra más representativa es el “Atlas de Ultrasonografía”, en el que presenta una gran variedad de situaciones patológicas, complementado en 1980 con su “Manual de Ultrasonografía” orientado a mostrar las técnicas de examen, la anatomía ecográfica normal así como la patología, considerando también las técnicas de biopsia y punción aspiración bajo guía ecográfica.

Su campo de investigación incluyó también la evaluación de los ultrasonidos como técnica de screening en el cáncer de ovario y la detección de la vascularización tumoral mediante Doppler, reseñando las aplicaciones de esta técnica en su libro “Aplicaciones clínicas del ultrasonido Doppler”.

Publicó más de 200 artículos, recibiendo varias becas de investigación tanto de la American Cancer Society como del Nacional Institute of Health. Entre 1978 y 1994, presidió el comité editorial de la serie Clinics in Diagnostic Ultrasound, del que formaban parte reputados ecografistas de la época como Barry Goldberg, George R. Leopold o Arthur T. Rosenfield, entre otros.

Su interés en promocionar el papel de los ultrasonidos en el diagnóstico de la patología abdominal y pelviana le llevó a desarrollar un programa de entrenamiento para técnicos y especialistas médicos postgraduados.

Conferenciante invitado en múltiples foros y países, engendró siempre un gran entusiasmo por los ultrasonidos defendiendo en todo momento sus ventajas, inherentes a su versatilidad, seguridad y bajo costo.

Fue fellow del American Institute of Ultrasound in Medicine desde 1975 y del American College of Physicians desde 1981.