Juan Viaño López

Eminente neurorradiólogo español (1942-2019), figura de referencia europea, pionero en el campo de los tratamientos endovasculares y de la resonancia magnética.

Nacido en La Habana (Cuba), donde vivió hasta los 12 años, se trasladó con su familia a La Coruña, realizando la licenciatura de Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela. Llevó a cabo la doble especialidad de neurología y radiología en el Hospital de la Pitié Salpêtrière de París, cuna de la neurociencia desde la época de Charcot.

A su vuelta a España estuvo inicialmente en la Ciudad Sanitaria Francisco Franco de Barcelona (1970-71) para pasar ulteriormente a desarrollar su actividad profesional en Madrid, como jefe de sección de neurorradiología del Hospital Clínico (1972-77) y del Hospital Ramón y Cajal (1977-87), donde dejó una impronta imborrable, siempre cercano a neurólogos y neurocirujanos; su participación en las sesiones conjuntas neuroquirúrgicas todavía es recordada por la mesura de sus opiniones y su autoridad moral.

A partir de 1987 se dedica a la práctica privada, fue jefe de angiografía y radiología intervencionista en el Hospital de La Zarzuela hasta 1990, en este intervalo su actividad fue mixta, diagnóstica e intervencionista. Desempeñó el cargo de director médico de los Departamentos de Imagen de la Clínica Los Nardos, San Francisco de Asís y Medytec.

En 1991 comienza junto con su mujer Elena, especialista en neurofisiología, la aventura de montar un servicio pionero de diagnóstico por imagen en el Hospital Nuestra Señora del Rosario, donde apostaron por una nueva y compleja tecnología: la resonancia magnética nuclear.

El servicio comenzó a funcionar en 1992, el éxito también le acompañó en esta segunda fase de su actividad. Fue la resonancia de alto campo (1,5 T) más avanzada de España en su momento, donde se formaron en esa modalidad de imagen múltiples radiólogos de todo el país. En 1996 se añadió una segunda resonancia y ulteriormente una tercera abierta, introduciendo en 2011 el mejor equipo de 3 T digital del momento.

Con sus conocimientos y empuje convirtió su servicio en centro de referencia para todo el país. Destacó no solo en aspectos neurorradiológicos como la angiografía por resonancia, recibía múltiples consultas de otros compañeros de la especialidad, sino también en otras parcelas como imagen cardiaca, prostática y espectroscopia.

Miembro activo de la Sociedad Española de Neurorradiología desde su fundación, fue nombrado miembro honorífico de la misma en el año 2010.

Gran persona, especialista singular y cercano, deja tras sí una escuela que le recuerda con cariño, admiración y respeto.