Ian Isherwood

Radiólogo inglés (1931-2018), pionero en la utilización de la tomografía computarizada y la resonancia magnética. Instaló en 1972 en el Departamento de Radiología de la Universidad de Manchester el primer aparato de tomografía computarizada cerebral del mundo y en 1983 el primer aparato superconductor criogénico de resonancia magnética de Europa.

Nacido en Batley, Yorkshire, se graduó en medicina en la Universidad de Manchester en 1954. Profesor de Radiología Diagnóstica en esta entidad desde 1975 hasta 1993, con especial dedicación a la neurorradiología, su interés académico se extendió más allá del cerebro, con especial fascinación por el uso de las nuevas tecnologías.

Fue testigo privilegiado del desarrollo de las nuevas técnicas de imagen axial transversa; tras coincidir con James Ambrose y ver su prototipo de escáner en 1972, ese mismo año instaló en su Departamento el primer TAC de cráneo del mundo, un EMI CT 1000, y en 1975, merced a una suscripción popular encabezada por él, comenzó a trabajar con el primer escáner de body de Europa, un EMI CT 5000, desarrollando las aplicaciones de esta técnica en la práctica clínica.

Fue de los primeros radiólogos en identificar el enorme impacto que la resonancia magnética iba a tener en el campo diagnóstico. En 1983 instaló el primer escáner RM criogénico superconductor, un Picker 0,26 T, que todavía se conserva como testimonio de su visión de futuro, planificando junto con su equipo multidisciplinar de investigación las indicaciones de esta nueva modalidad de imagen.

Desde su posición como chairman de radiología en Manchester promovió la radiología académica, creando uno de los programas de residencia más solicitados de todo el país. Dotado de una personalidad magnética, era el centro de atención tanto en las sesiones como en los comités interdisciplinares o en el curso de las presentaciones científicas, en virtud de sus acertados comentarios y su autoridad moral. En una memorable ocasión, invitado a unas conferencias magistrales en un congreso de radiología en Sudamérica, sus maletas, donde llevaba las diapositivas de las charlas, se extraviaron; fue capaz de dar cuatro charlas, previstas como las más importantes del congreso, sin ningún tipo de iconografía, cautivando a la audiencia.

Publicó más de 250 artículos científicos, desempeñando una activa labor como miembro de diversos comités y sociedades científicas internacionales, jugando un importante papel en el desarrollo de la moderna neurorradiología.

Fue presidente del British Institute of Radiology (1984-1985) y de la European Association of Radiology (1989-1991). Miembro Honorario de la Radiological Society of North America en 1993, recibió la medalla del Royal College of Radiologist en 1995, y ese mismo año fue galardonado con la medalla Boris Rajewski del European Congress of Radiology.

Fue investido doctor honoris casusa por la Universidad de Zaragoza (España) en 1986, a propuesta del catedrático de radiología de la misma profesor Marín Górriz.

Definido por los que le conocían como una persona encantadora, siempre con una sonrisa en los labios, entre sus aficiones, además de las novelas de Arthur Conan Doyle sobre Sherlock Holmes, cabe destacar la egiptología, siendo pionero en la utilización de las técnicas tomodensitométricas en el estudio de las momias. Fue también un estudioso de la historia de la radiología, miembro fundador y presidente de la British Society for the History of Radiology.