Dr. Carlos Gil y Gil

Carlos Gil y Gil (1897-1975) nació en Vera de Moncayo (Zaragoza, Aragón) y pasó su infancia en Sangüesa (Navarra). Tras cursar estudios de Medicina en Madrid, obtuvo el título de Doctor con sobresaliente (1920).

Trabajó como interno por oposición en el Instituto Nacional de Higiene Alfonso XIII, siendo ayudante de clases prácticas en la Cátedra de Anatomía Patológica de dicho instituto.

Marchó, pensionado, en 1922 a Friburgo (Alemania) para trabajar durante dos años con el famoso anatomopatólogo Aschoff, completando ulteriormente su formación también en el campo de la radiología y radioterapia (1927).

A partir de 1930, encamina plenamente su actividad profesional al desarrollo de la radiología y la terapéutica física. En 1932, ganó por concurso oposición el puesto de jefe de Radiología del Instituto Nacional del Cáncer.

Durante la guerra civil española, se incorporó como capitán médico al Servicio de Radiología y Electroterapia del Hospital de Navarra.

En 1941, accedió a la cátedra de Radiología de la Facultad de Medicina de Madrid y cuatro años más tarde fue elegido presidente de la Sociedad Española de Radiología y Electrología Médicas, cargo que desempeñó hasta 1951.

En 1946, creó la “Revista Radiológica Cancerológica” y el “Boletín de la Sociedad Española de Radiología y Electrología Médicas”. Fue presidente del Primer Congreso Español de Radiología y organizador del Congreso Luso-Español.

Promotor de la radioterapia en España y pionero en el empleo de isótopos radioactivos y la bomba de cobalto, fue nombrado en 1945 miembro numerario de la Real Academia Nacional de Medicina. Su discurso de ingreso versó sobre “La curabilidad del cáncer”. Ocupó el sillón número 28, hasta su fallecimiento en 1975.

Miembro de honor de las más famosas sociedades de radiología del mundo, fue un fecundo publicista, destacando su libro “Manual de radioterapia profunda”, así como un gran número de monografías y trabajos en revistas españolas y del extranjero, donde gozaba de fama y renombre.