Carl B. Puylaert

Radiólogo holandés (Sas van Gent, 1923-Utrecht, 2012), considerado como el introductor de la angioplastia percutánea transluminal en Europa, acuñando el término de “procedimiento de Dotter”.

Comenzó la carrera de medicina en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, en la Universidad de Ámsterdam. Para evitar ser deportado por los alemanes se ocultó en una granja que poseían unos parientes flamencos entre 1942 y 1943, mientras continuaba con sus estudios. Acabada la carrera en 1949, decidió realizar la residencia en medicina interna en la Universidad de Groningen, pero al leer un folleto sobre el gran impacto clínico de la radiología cambió de opinión y en 1950 empezó su entrenamiento en esta especialidad en la Universidad de Leiden.

Desde 1955 trabajó como radiólogo y director del programa de residentes en el Hospital Santa Isabel de Tilburg, incorporándose en 1972 al Departamento de Radiología de la Universidad de Utrecht, donde también se encargó del programa de residentes, faceta en la que destacó, formando hasta 1986 más de 100 residentes, siete de los cuales llegaron a ser catedráticos de radiología. Organizó un programa de intercambio que posibilitó que numerosos radiólogos tailandeses pudieran disfrutar de una estancia sabática en Utrecht aprendiendo radiología.

En 1988 fue galardonado con un fellowship honorario de la Sociedad Europea de Radiología Cardiovascular Intervencionista por su contribución a la introducción de la angioplastia en Europa, técnica que denominaba “el procedimiento de Dotter” en honor a su buen amigo Charles Dotter. La Sociedad Portuguesa de Radiología también le nominó, por esta misma razón, como miembro honorífico.

Fue presidente de la Sociedad Holandesa de Radiología, colaborando activamente con la misma hasta 2011, 25 años después de su jubilación. Miembro honorario, desde 1984, de la Sociedad Americana de Radiología (RSNA) por sus sobresalientes investigaciones y publicaciones sobre la utilización de la radiología, fue miembro fundador, en 1986, de la Sociedad Internacional de Planificación de Departamentos de Radiología.

Su principal afición, la constituía la genealogía flamenca, sobre la que publicó, junto con su esposa, tres libros y numerosos artículos y comunicaciones en Internet.

Espíritu independiente, sus discípulos y amigos destacan su incansable batalla para proteger los valores de la radiología, tanto en el campo clínico como en el político, así como su actitud de apoyo y tutela con todos sus antiguos residentes.